11 de noviembre de 2008

UNIVERSIDAD PÚBLICA, CRÍTICA, LIBRE Y AL SERVICIO DE LOS Y LAS COLOMBIANAS!

Las protestas estudiantiles en las universidades fuertemente reprimidas por la Fuerza Pública, tienen una razón de ser, no sólo por las reiteradas motivaciones del Estado en cuanto al mínimo presupuesto destinado a la educación superior, las pocas condiciones para el ingreso y sostenibilidad, la decadente calidad académica, administrativa, física y pedagógica, la baja remuneración y deuda a docentes, la asfixia presupuestaria y las reformas educativas que poco a poco cercenan la Universidad pública. Si no también, porque fue permeada por la lógica asesina del paramilitarismo, desde infiltrar "tiras", para que delaten a todo aquel que piense diferente o cuestione, agiten agresiones, amenacen y desaparezcan estudiantes, profesores y sindicalistas, pasando por la persecución por parte de los "desmovilizados" águilas negras, hasta nombramientos de directivos como cuotas al servicio de los paramilitares. La última ocurrencia del presidente fue legalizar la presencia de la fuerza pública al interior de la Universidad, estigmatizando al que discrepe de su política, intentando dejar las ideas, la memoria y la confrontación académica en una fosa común.

El panorama de la Universidades públicas no es nada alentador y el de la Universidad privada no menos triste, pues a ellas sólo llegan los estratos 5 y 6. La Universidad no se debe convertir en una procesadora de estudiantes para las maquilas estatales, tampoco la pueden convertir en campos de guerra, donde los salones se transformen en trincheras y los libros se vuelvan vendas. Por eso recordamos la consigna que hoy más que nunca tiene vigencia "Los estudiantes no son terroristas. Terroristas el gobierno que asesina y desaparece"


Descargar la ley 1188

Descarga el Plan Visión Colombia 2019