25 de octubre de 2010

DESOBEDIENCIA ESTUDIANTIL

DESOBEDIENCIA ESTUDIANTIL

“El trabajo es la fuente de toda riqueza, afirman los especialistas en Economía política. Lo es, en efecto, a la par que la naturaleza, proveedora de los materiales que él convierte en riqueza. Pero el trabajo es muchísimo más que eso. Es la condición básica y fundamental de toda la vida humana. Y lo es en tal grado que, hasta cierto punto, debemos decir que el trabajo ha creado al propio hombre.”
F. Engels


Los ESTUDIANTES venteros ambulantes NO ILEGALES (porque ni religión, ni ley alguna dice que ser pobre y querer superarlo, sea pecado o delito), con el apoyo de las organizaciones estudiantiles que suscriben este manifiesto, nos declaramos en DESOBEDIENCIA ESTUDIANTIL, con base en los siguientes argumentos:

- Parafraseando a la Corte Constitucional, el derecho al trabajo cumple como objetivo la JUSTICIA SOCIAL, fin último de todo Estado democrático y social de derecho1, y en su protección y garantía material mas allá de la mera mención formal se juega la DIGNIDAD HUMANA.

- No obstante que, para que fuéramos signatarios del supuesto Pacto Universitario, las directivas de la Universidad ofrecieron proporcionar salidas alternativas a las ventas informales para aquellos que no tenemos otra forma de sostener nuestra estadía en la academia, hasta el momento lo único que se nos ha proporcionado es represión, persecución y amenaza de apertura de procesos disciplinarios, solo por intentar apaciguar las penurias del desempleo. Y previendo que su respuesta a este argumento sean las ya conocidas medidas de Bienestar Universitario, cabe recalcar que estas son restringidas y en el más de los casos insuficientes para saciar nuestras necesidades, que van mucho más allá de un almuerzo por día y unos cuantos pesos cada seis meses.

- Se ha argumentado que ocupamos espacios comunes, con lo cual se desconoce que también hacemos parte del común, que además somos estudiantes y que no solamente utilizamos el espacio para medio solventarnos, sino que también lo usamos para actividades académicas. Inclusive hemos sido groseramente señalados como auspiciadores de la delincuencia, incluyendo en un mismo paquete a los expendedores de droga y venteros informales sin que hasta el momento se haya presentado prueba alguna, desconociendo que no es lo mismo informal a ilegal, con lo que se ha violado cualquier presunción de inocencia y se nos ha estigmatizado poniendo en riesgo inclusive nuestras vidas.

- La Administración de la Universidad arguye que si vendemos dulces, cigarrillos, minutos, tinto y demás, estamos atentando contra su función “misional”, pero cuando esa misma administración vende la investigación a la empresa privada, muchas veces de carácter transnacional, que explota y malpaga a los investigadores, al parecer la función “misional” se está cumpliendo… ¿Será que esa tan aludida “misión” consiste indeclinablemente en imponer los intereses del capitalismo más salvaje en la Universidad?

- Aunque existe una prohibición sobre las ventas informales al interior de la Universidad, la Administración haciendo gala una vez más del trato desigual que maneja en sus relaciones (tal como sucede con las diferencias salariales entre profesores de planta y de cátedra y en los concursos docentes en los que persisten las preferencias, o más coloquialmente: “las roscas”), se les permite trabajar sin persecución a algunos estudiantes que expenden impresiones y minutos principalmente, sin que haya razón para dicha violación al derecho a la igualdad.

Por todo lo anterior, invitamos a todos aquellos que durante mucho tiempo se han servido de nuestro servicio, que conocen la transparencia de nuestro “rebusque” y que creen como nosotros que trabajar no es delito, a que se unan a la desobediencia civil en contra de la persecución, señalamiento y acoso que por parte de los directivos de la Universidad, se ejerce actualmente en contra de los ESTUDIANTES venteros ambulantes NO ILEGALES de la Universidad.

Para que nuestro llamado no se preste a malos entendidos, aclaramos que la desobediencia no implica adelantar acciones violentas o de confrontación, solamente es una actitud de resistencia ante la injusticia, que por nuestra parte se limitará a seguir con nuestro trabajo bajo la convicción de que es una forma legítima de supervivivencia ante la carencia evidente de posibilidades que presenta nuestra sociedad, y por la suya, si decide declarase con nosotros desobedientes, de apoyo a nuestra postura de resistencia.


“La autoridad del gobierno – porque yo gustosamente
obedeceré a aquellos que pueden actuar mejor que yo, y en
muchas cosas hasta a aquellos que ni saben ni pueden
actuar tan bien – es una autoridad impura: porque para ser
estrictamente justa tiene que ser aprobada por el
gobernado.”
H.D. Thoreau

Cordialmente:

ESTUDIANTES VENDEDORES INFORMALES DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

Apoyan:
Oficina Estudiantil Facultad de Ingeniería
Oficina Estudiantil Facultad de Ciencias Económicas
Oficina Estudiantil Facultad de Derecho y Ciencias Políticas
Proyecto de Oficina Estudiantil Facultad de Ciencias Sociales y Humanas
Asociación Colombiana de Estudiantes Universitario (ACEU)
Preuniversitario Popular Paulo Freire
Comité Universitario de Derechos Humanos Gustavo Marulanda
Comité Patriótico Universitario (UdeA)
Colectivo de Estudio y Trabajo
Colectivo Informativo Susurro (Universidad Industrial de Santander)
Corporación Silgará (Universidad Industrial de Santander)
Colectivo de Derechos Humanos “En Construcción”