24 de julio de 2012

Denuncia sobre las amenazas en al Universidad Tecnológica de Pereira


DENUNCIA PÚBLICA

Año tras año los estudiantes colombianos nos hemos pronunciado a favor de causas dignas y justas: hemos acompañado a los sindicatos en su lucha por un trabajo digno y estable para todos, a los indígenas y a los afros en sus luchas por la vida y  la diversidad, nos unimos a las mujeres en sus exigencias de respeto e igualdad y a los campesinos en sus reclamos por la tierra que han cultivado desde años inmemoriales. Apoyamos a todos aquellos que día a día han creído que la situación de nuestro país puede cambiar y hemos estado dispuestos a contribuir para que mejore.

La Sociedad Colombiana desde el año pasado ha visto la gigantesca acción de los estudiantes a favor de un verdadero modelo de educación al servicio del pueblo y no del mercado que busca utilizarnos sin pensar en que somos personas y no máquinas.

Pero siempre hay sectores a quienes afecta que la gente se levante y diga “no más”, a quienes les conviene que haya mano de obra barata para poner al servicio de grandes empresas, y esos sectores están hoy en el poder. Ese poder que han consolidado con una larga historia de asesinatos, desalojos, falsos positivos, masacres, y otra larga lista de este tipo de métodos. Aun así, no se dan cuenta de que el deseo de justicia y de cambio puede más que el miedo, nosotros estamos dispuestos a seguir luchando por lo que creemos que es justo y porque estamos seguros de que un día este país será de todos y no de unos pocos.

Hoy, los estudiantes de la Universidad de Antioquia expresamos un profundo rechazo a las amenazas que han lanzado las Águilas Negras en las  diferentes universidades del país, intentando intimidar a líderes estudiantiles, profesorales y sindicales que han dado todo en esta lucha por una educación para la nación.

Denunciamos públicamente las amenazas que fueron lanzadas contra los estudiantes y profesores de la UTP a quienes las Águilas Negras señalaron de “guerrilleros que están escondidos como estudiantes” en una universidad a la que llaman “nuestro territorio”. Nos solidarizamos con los compañeros en estos momentos en los que atraviesan graves problemas de seguridad y haremos todo lo posible para que ninguna universidad del país sea declarada como territorio paramilitar.